Bombinhas, de vacaciones en Brasil

Un mar calmo, playas limpias, arena blanca y fina removida sólo por los baldecitos y bombil_1juguetes de los niños: así son  los días en Bombinhas, uno de los destinos favoritos de los brasileños – y argentinos- que quieren disfrutar de unas vacaciones en Brasil cuando se tienen hijos pequeños.
Desde la cima del Morro do Macaco, la vista panorámica muestra cómo sólo una estrecha franja de tierra separa tanto de un lado como del otro las bellas playas de Bombinhas, la ciudad del estado de Santa Catarina que parece meterse en el océano y que se destaca por la belleza natural y las arenas bañadas por aguas tan calmas y transparentes que los cardúmenes de pequeños peces pasan entre medio de los bañistas.
bombinha1La mayoría de las playas urbanas de Bombas y Bombinhas son las que tienen ambiente más familiar. El punto de encuentro de los surfistas es Quatro Ilhas, que está a un kilómetro del centro. Desde allí se pueden ver las islas Arvoredo, Macuco, Deserta y Galés.
Por sus aguas claras y las piedras que surgen del fondo del mar, la playa Sepultura concentra a los que practican snorkeling. Los barcos para bucear en la isla Arvoredo salen desde Lagoinha.
Durante el día, surfistas, buceadores y los niños con sus juguetes en la arena son una parte integral del paisaje. Bomb01
Cuando cae la noche, las familias ocupan los bares y restaurantes de las avenidas Vereador Manoel José dos Santos (en Bombinhas) y Leopoldo Zarling (en Bombas).
Entre las atracciones está la navegación en réplicas de goletas, con visitas a playas y lugares especiales como la Isla de Porto Belo, donde se pueden ver inscripciones en las piedras y, en el Ecomuseo, esqueletos de ballenas y fósiles de otros mamíferos marinos. En varios lugares se organizan juegos para chicos, como la caza del tesoro, fútbol y paseos por la playa.
Para los más grandes es muy recomendable practicar un trekking de siete horas que pasa por cinco playas desiertas: Ponta Grande, Vermelha, Triste, da Lagoa  y do Cardoso, con cascadas y hermosos paisajes.
Casi todas las casas de la zona tienen obras artesanales del reconocido ceramista Edmundo Campos. Candelabros, campanas de viento, ceniceros y floreros, decorados y pintados con una tinta que el artista produce, deleitan a todos aquellos que llegan a Bombinhas. Si bien pueden comprarse en las tiendas de la Av. Vereador Manoel José dos Santos, bien vale la pena conocer el atelier de Campos.

Postear un Comentario